Cualidades de las franquicias de éxito

Franquicias de éxitoAnte una situación crítica, podemos adoptar una de estas actitudes: o nos hundimos o la aprovechamos para mejorar. En el caso de los inversores españoles, son muchos los que en medio del complejo panorama económico han logrado convertirse en ejemplo de éxito. Y si queremos tratar este tema, no hay mejor referencia que Andrea Milano.

Y es que en el caso de las franquicias, no basta con tener la habilidad de abrir un par de locales para hablar de éxito. Como en todo negocio, es necesario verificar su crecimiento sostenido y que este ofrezca verdaderas garantías de rentabilidad. En tal sentido, es preciso que la marca supere la fase de conducción.

Reconoceremos este momento cuando la red de tiendas permita al franquiciador percibir resultados satisfactorios por medio del autofinanciamiento de sus productos. Se requiere mucho esfuerzo para llegar a dicho punto, pero una vez ahí, el crecimiento empezará a mostrarse más estable.

Convertirse en una red

Cuando una franquicia apenas ha comenzado su actividad, los primeros socios son los que ayudan a superar la fase de conducción. Para Andrea Milano, dicha etapa es un tema ya superado, puesto que sus tiendas se encuentran en casi toda España.

Sin embargo, el logro de dicha meta ha sido el resultado de trazar objetivos bien definidos y no descansar ni distraerse en otros objetivos, hasta lograrlos. Esto parece un trabajo muy agotador, pero en cuanto los inversores empiezan a valorar la franquicia como una opción rentable, se siente la satisfacción del esfuerzo recompensado.

Por otra parte, no es lo mismo abrir muchas tiendas que crear una red. Lo segundo requiere establecer un modelo de gestión que sea igualmente aplicado por cada socio, y que la comunicación entre estos y su franquiciador sea tan efectiva que no existan diferencias en el modo de desarrollar las estrategias. Tal nivel de liderazgo y eficacia en la comunicación es una de las mayores cualidades de Andrea Milano.

Obtener la aprobación del público

Adquirir locales, crear una imagen publicitaria y confeccionar ropa de calidad no es la parte más compleja del éxito de una empresa. Por pequeña que sea, el mayor reto es ganarse la aceptación de su público, porque de nada servirá tener los recursos antes mencionados si no hay clientes a quien dirigirlos.

De modo que el éxito comercial no se mide por la cantidad de publicidad que aparece en los medios físicos y digitales, ni tampoco por la diversidad de modelos que hay en los catálogos. Lo que un empresario desea es incrementar sus ventas, y aquellos que consiguen un mayor número de clientes son los que sobreviven a la intensa competencia de este sector.

Por todo lo anterior, debemos concluir que Andrea Milano es una franquicia modelo. Su popularidad sigue en aumento y cada día son más los que se unen a su gran familia como inversores o clientes. Sin duda, es una excelente opción para emprender.

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web