Franquicia Andrea Milano No sobrecargue el proceso de aprendizaje

Franquicia Andrea Milano

Andrea Milano onlineEnseñar a los niños a expresar sus sentimientos es solo una de varias cosas que se deben hacer para que se conviertan en talentosos. Es uno de los elementos que siempre tienen en cuenta en la franquicia Andrea Milano. Los pequeños, aprenden mucho durante los primeros años de desarrollo. Es su trabajo asegurarse de que asimilen todo lo que necesitan saber y si es posible, trabajar con anticipación para darles una ventaja, tanto en la escuela como en la vida.

Sin embargo, es importante que no les sobrecargue en el proceso. Los críos pueden sentirse abrumados fácilmente. Si eso sucede, enfrentará una batalla cuesta arriba. Puede ser difícil conseguir que retengan contenido y es probable que den un paso atrás. Estas son solo algunas de las formas en las que abrumarlos puede tener un impacto negativo en ellos.

Impactos Negativos

Los niños que son abrumados con mucha información, no pueden retenerla. En particular, a los  comprendidos entre los 2 a 5 años de edad, se les debe dar tiempo suficiente para absorber la misma y aplicarla. Cuando se les da demasiada información en un corto período de tiempo, lo más probable es que no recuerden nada. Peor aún, podrían confundirse fácilmente y hacerse una idea equivocada. Es el momento de darles un respiro.

Sobrecargar el proceso de aprendizaje también puede hacer que el niño sienta pavor por las actividades. Ya no será divertido, sino una tarea que no querrá hacer. Esta actitud se puede prolongar durante el resto de su educación y de su vida adulta. Necesita hacer que el aprendizaje sea divertido y atractivo para que sea efectivo en el desarrollo de su talento.

Cuando los niños se sobrecargan y se sienten abrumados, también pueden actuar mal. En un estudio realizado en Texas con alumnos de cuarto grado, a los que se les preguntaba cómo se sentían cuando se les excedía de contenido, la mayoría de ellos respondieron con palabras como enojados, frustrados, locos o furiosos.

Esto hace que sea más fácil entender por qué actúan de determinadas maneras en situaciones de aprendizaje. Los niños no pueden instruirse y ser talentosos si no están dispuestos a aprender o quizá no pueden educarse debido a su actitud ante la enseñanza.

Por otro lado, si los críos sienten miedo o ansiedad por aprender, también pueden tener problemas para avanzar. Este proviene de la necesidad de poseer todas las respuestas correctas. Tienen miedo de decepcionarle y responder mal una pregunta o de ser incapaces de entender el concepto de inmediato.

La ansiedad acerca del aprendizaje generalmente se debe a la sensación de que es algo difícil y que les hace sentir fácilmente confundidos. Ambos problemas pueden ser superados si son reconocidos por el padre o maestro.

Señales que indican que se está sobrecargando al niño

Fácilmente podrás saber cuándo un niño se siente abrumado, por su comportamiento. Estar al corriente de qué buscar, es la mitad de la batalla. Si el pequeño muestra cualquiera de estas conductas, debería considerar seriamente reducir todo lo que pueda estar causándole estrés, incluyendo el aprendizaje excesivo.

Dolores de cabeza, enfermedades reales o falsas

Debe tener especial atención, cuando el niño comience a quejarse rutinariamente de dolores de cabeza o calambres estomacales. Este puede manifestarlos debido al estrés. Los malestares en el estómago también pueden ser un signo de esta enfermedad. Si solo parece tenerlos cuando llega el momento de aprender, puede ser una artimaña. Sin embargo, esto sigue siendo una señal de que está tan abrumado o sobrecargado con el aprendizaje que quiere evadir la participación.

Inquietud y agitación

Si por lo general un niño es sereno, pero comienza a mostrar signos de intranquilidad, es probable que esté sufriendo una sobrecarga. Especialmente, si lo que detona la inquietud, ocurre justo antes, durante o justo después, de las actividades de aprendizaje. Puede sentirse nervioso o tener problemas para estar quieto. Incluso puede ser incapaz de sentarse por mucho tiempo y levantarse continuamente de su silla o deambular alrededor.

Irritabilidad y Negativismo

Actitud

Cuando un niño generalmente es fácil de llevar, pero de repente desarrolla una actitud negativa, puede estar sufriendo de sobrecarga. También puede tornarse muy irritable, con cada pequeña cosa que los enoja. Estos comportamientos pueden ocurrir durante todo el día o alrededor del tiempo en el que se desarrollan las actividades de aprendizaje.

Desinterés

Si un niño está dispuesto a aprender y disfruta de las actividades de aprendizaje, pero súbitamente pierde el interés, es probable que esté sobrecargado. Esto es especialmente en ciertas actividades divertidas como pintar, colorear o aprender interactivamente con juegos u ordenadores. Si estas cosas no le interesan y parece que ya no las disfruta, es probable que se estén usando con demasiada frecuencia.

Dependencia

A veces, cuando un niño está sobrecargado, comienza a negarse a hacer las cosas por sí mismo. Si este repentinamente llega a depender de usted, más de lo normal o le pide que haga cosas que sabe que puede hacer por sí mismo, es hora de evaluar lo que podría estar estresándolo. Puede ser el momento de reducir las lecciones o introducir nuevas actividades que sean más divertidas.

Comportamiento asocial

En casos extremos, la sobrecarga puede provocar un comportamiento asocial. Es posible que un niño se retraiga repentinamente y no quiera jugar con los demás. Incluso pueden empezar a mentir con frecuencia o intentar robar. Cualquiera de estas conductas, deben ser tratadas inmediatamente y  hacer lo que pueda para aliviar el estrés que lo causa antes de que pierda el control.

 

Franquicia Andrea Milano lo que hay que hacer para enseñar

Hay muchas formas de enseñarle a un niño todo lo que quiera que aprenda sin sobrecargarlo en el proceso. Es importante que reconozca las señales de advertencia y trabaje para abordarlas activamente desde el principio, antes de que se desarrolle una actitud negativa sobre el aprendizaje. Use estas recomendaciones para evitar que se abrume.

Hacer pausas para descansar

Es importante que el niño tenga tiempo para jugar. Hacer pausas solo para las comidas u otras actividades no le dará suficiente descanso. Si bien puede aprovechar las situaciones que surgen en el juego a diario para enseñarle una pequeña lección, es apropiado que en ese momento no se sienta sobrecargado de aprendizaje. Debería seguir pareciendo una distracción.

Dele suficiente espacio para buscar sus propios intereses. Esto no solo les dará un descanso, sino que también podría darle una idea de los talentos y capacidades que tiene a medida que crezca y se desarrolle.

Nunca presione

Al ver que un niño se inquieta, necesita dejar de presionarle con las actividades de aprendizaje y darle la oportunidad de resolverlo. En lugar de obligarlo a sentarse e intentar que preste atención, permita que se levante y camine un poco. Incluso puede enviarle al patio trasero para que corra a lo largo de la cerca con el fin de que libere energía. Después, se sentirá mucho mejor y tal vez esté más dispuesto a centrarse en la enseñanza.

Un tema a la vez

Nunca debe abordar más de un tema a la vez, especialmente con los niños de 2 a 5 años de edad. Tratar múltiples temas puede confundirlos y no podrán comprender ninguno de los conceptos. Deberá  asegurarse de que entienden completamente una lección antes de pasar a la siguiente.

Pocas lecciones por día

Los niños pequeños deben tener solo dos o tres lecciones por día. Puede complementar este aprendizaje con enseñanzas durante el juego o con las actividades cotidianas de rutina. Por ejemplo, un día puede trabajar en las formas y el alfabeto y al siguiente en el conteo y los colores. Puede reforzarlas preguntándole de qué color es su muñeco mientras está jugando o qué forma tienen las ruedas del automóvil que está a su lado cuando conduce por la ciudad.

Los pequeños de cuatro a cinco años pueden tener algunas lecciones más por día. Puede comenzar a enseñarles cómo escribir el alfabeto, los números, qué sonidos produce o a leer. Probablemente pueda proporcionarles un aprendizaje estructurado cuatro o cinco veces por día. Muchos críos talentosos aprenden estas cosas alrededor de los tres años de edad. Esto está bien, siempre y cuando no intente darles demasiadas instrucciones.

Períodos cortos de lecciones

Es importante, no tratar de forzar a los niños a permanecer en sus clases por largos períodos de tiempo. Los más pequeños no tienen ciclos de atención muy largos. Si duran demasiado, se inquietarán y empezarán a negarse a participar. Esto disminuirá el efecto de lo que está tratando de lograr.

No debe intentar realizar actividades de más de 20 a 30 minutos en niños. Con algunos más grandes, se puede ir un poco más de 45 a 60 minutos. Si decide hacerlo durante una hora por cada sesión, probablemente debería limitarlas a no más de tres por día para darles suficiente tiempo de descanso.

Sé específico

Asegúrese de ser muy específico con su instrucción. Debe hacer que cada lección se adapte a las fortalezas y habilidades del niño. Tenga presente de que todo lo que haga sea apropiado para su edad. Descubrirá que se entienden mejor los conceptos si les enseña un poco a la vez. Siempre se puede ampliar sobre un tema en un momento posterior, cuando esté listo y dispuesto a abordar la tarea.

Aparte un tiempo.

Enseñar a niños, requiere de tiempo. A menudo no comprenden los conceptos inmediatamente. Incluso si son muy talentosos y se dan cuenta de las cosas rápidamente, eso no significa que van a retener la información.

Explíquele al niño que está tratando de instruirle. Hágale preguntas y dele la oportunidad de hacer lo mismo. Organice un juego u otra actividad que refuerce el concepto y le ayude a mantenerlo. También podrá abordar el tema otro día para asegurarse de que recuerda la información. No debe apresurar el proceso.

Hacer que el aprender, sea divertido.

El niño disfrutará aprendiendo y no se sobrecargará si le resulta divertido. Utilice juegos, historias y otras herramientas para que le sean agradables. Cuanto más entretenida sea la enseñanza, más se dedicará a seguir asimilando activamente. Además, aquellos pequeños que se divierten mientras aprenden, asocian la lección con una experiencia positiva, ayudándoles a retener la información.

Relacionar el aprendizaje con la vida cotidiana

Cuando los niños son capaces de relacionar lo que han aprendido en situaciones cotidianas, les impide  sentirse abrumados por la información. Enseñarlos a través de las experiencias diarias es la mejor manera de instruirlos.

Incluso si está sentando con el pequeño para darle una lección de aprendizaje activa, debe ayudarle a aplicar lo que está aprendiendo a algo con lo que está familiarizado. Cuando entienden por qué están estudiando algún concepto, es mucho más probable que disfruten la sesión y retengan el contenido.

 

Qué hacer cuando el niño está sobrecargado

Incluso si hace lo mejor que puede, es probable que el niño tenga una sobrecarga de información. Existen varias cosas que puede hacer para aliviar este problema con el fin de que avance en su educación. El infante volverá a la normalidad en muy poco tiempo, si sigue estos sencillos pasos:

Acentúe lo positivo

Enfoque la atención del niño en los logros que ha alcanzado, en lugar de la educación en sí. Dele muchas recompensas por lo que ha aprendido y ayúdelo a entender que esto será en gran medida beneficioso para sí en el futuro.

Probablemente este querrá hacer una pausa de las actividades de aprendizaje activo, pero todavía puede animarlo en sus esfuerzos, ofreciéndole tiempo de juego para proyectos de arte y lectura, lo que reforzará la enseñanza sin presión. A través de estas actividades se dará cuenta de cuánto ha asimilado y se centrará en ese aspecto positivo.

Programe tiempo libre en familia

Necesitas programar tiempo para pasarlo en familia. Los niños que están sobrecargados a menudo se benefician de esto. Les permite ser ellos mismos y disfrutar de la cercanía de aquellos que aman y con los que están familiarizados. Es el espacio dedicado a las actividades divertidas sin presión. Si bien el crío no será el centro de atención, recibirá lo que más necesita.

Una excelente actividad es ir a Andrea Milano y sus tiendas y dejar que ellos mismos escojan su vestimenta. Eso les dará confianza y les acentuará su personalidad.

Apunte por el equilibrio

Muchos padres están tan decididos a tener hijos talentosos que buscan la perfección. Quieren que estos sean los más inteligentes, talentosos y los mejores en todo. El problema con esto es que solo necesitan ser niños. Si se enfoca en eso, no le permitirá la libertad de actuar como tal. Tiene que haber equilibrio. Asegúrese de que sea capaz de ser él mismo y jugar incluso mientras aprende.

Iniciar o unirse a una partida

Los niños necesitan tiempo con otros de su edad. Especialmente cuando están sobrecargados. Esto también les permite ser solo chiquillos. El tiempo regular de juego en grupo les beneficiará mucho. Cuando las cosas vuelvan a la normalidad, seguramente les dará lo que esperan de él. Esto les ayudará a evitar que se abrumen en el futuro.

Conclusión

Cuando un niño demuestra desde una edad temprana que es talentoso, es fácil quedar atrapado en el intento de empujarlo a desarrollar su potencial. Pero si lo presiona demasiado, no hará ningún progreso. De hecho, es posible que lo sobrecargue y lo haga retroceder. Un consejo de Andrea Milano online es que tenga esto presente cuando le anime a trabajar para reconocer sus fortalezas y convertirlas en talentos.

 

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web