Catálogo Andrea Milano – Consejos sobre moda para mi primer bebé

Como se aprecia en el catálogo Andrea Milano

Como se aprecia en el catálogo Andrea Milano

El hacer compras para la ropa del bebé hoy en día es una tarea desalentadora, no necesariamente por carecer de opciones sino, todo lo contrario,  a causa del arsenal asombroso de posibilidades, como se aprecia en el Catálogo Andrea Milano. Pero, con independencia de que prefieras los trajes de diseñadores o las prendas de segunda mano, hay una serie de cosas que debes tener en cuenta al tomar esas decisiones esenciales.

Los diferentes post que existen en el mercado, normalmente contienen unos pocos consejos sobre el tema de la moda para bebés, pero para que sea mucho más fácil para usted, Andrea Milano y su colección 2018 le ofrece algunos consejos valiosos.

Elija comodidad en lugar de estilo

La mayoría de las veces, la gente que compra ropa de bebé se deja llevar bastante rápido por lo que ve. Así, las prendas lindas y adorables encuentran fácilmente su camino hacia la cesta o el carro de la compra de los fascinados padres. En otras palabras, los compradores suelen optar por el estilo y la apariencia más que por la comodidad o la funcionalidad.

No obstante, la verdad es que hay factores mucho más importantes a tener en cuenta a la hora de hacer las compras habituales de “ropa de bebé”.

Para empezar, tenga en cuenta la piel de su bebé. A su edad, esta es normalmente sensible y mucho más sensitiva si se compara con la de los adultos. Con esto en mente, ciertamente es importante examinar el material de cada prenda antes de hacer la compra. Y, por encima de todo, recuerde que el traje ideal para el pequeño debe ser cómodo, y elaborado con un textil suave y absorbente. En cuanto a bienestar, el algodón puro continúa siendo la mejor opción de todas.

Considere la accesibilidad

Los padres primerizos suelen ser propensos a pasar por alto el valor de la accesibilidad. El hecho de que los bebés necesitan ser cambiados a menudo es un factor que a veces se olvida. Por consiguiente, si le compras una prenda particular con una gran cantidad de botones, sujetadores o correas, pronto notarás cuan molesta puede llegar a ser. Pero, con seguridad, llegarás a apreciar la facilidad de acceso en cuanto se te presente una situación que amerite sustituir la ropa de tu pequeño con prisa o en un lugar incómodo.

Cada vez que vayas a comprar ropa para tu hijo, ten en cuenta que los bebés tienen la capacidad de hacer un desastre con los atuendos, particularmente atractivos, y que los padres -como tú- tienen la responsabilidad de limpiarlos después. Así que hazte un favor y aléjate de las adorables pero abotonadas prendas de bebé.

Prefiere las ropas de bebé que exigen poco mantenimiento

Otra consideración importante al elegir los trajes de bebé es su facilidad de cuidado. Revisa siempre las etiquetas con las instrucciones de lavado mientras aun estés dentro de la tienda y asegúrate de que la prenda se pueda lavar a máquina y que no tenga ninguna restricción específica en cuanto a suavizantes o detergentes.

Es improbable que tropieces con prendas para bebés que requieran lavado al seco, pero siempre es mejor estar seguros.  Aunque el algodón puro es el material preferido para la ropa de los más pequeños, este tiene una inclinación terrible a encogerse cuando se lava con agua caliente. Cuando esto suceda, tu pequeño seguramente dejará la pieza, por quedarle ajustada, más rápido de lo esperado. A pesar de esta tendencia desagradable, todavía está bien quedarse con este material -o cualquiera de sus variaciones- como la tela predominante para el guardarropa de tu hijo.

Aprende estos consejos sobre moda infantil de memoria y ahorra unos cuantos euros al evitar comprar artículos caros e innecesarios. En Andrea Milano y su catálogo 2018 hay una gran variedad, lo mejor es que nada supera los 30 €. Cada vez que te hagas esta pregunta: “¿Cómo debo vestir a mi primer bebé?” Solo recuerda que con cualquier elección que hagas, la comodidad de tu hijo en todos los casos debe ser tu máxima prioridad.

Catálogo Andrea Milano ¿Cómo cambiar el pañal de mi primer bebé?

Cambiar pañales es quizás la actividad más aterradora de todas en lo que a cuidados del bebé se refiere. Sin embargo, la realidad es que esto se ha vuelto mucho más fácil a través de los años. Ya sea que uses la versión desechable o la de tela, sin duda te alegrarás de que ahora sean más sencillos de usar y también del hecho de que retengan más líquido con menos incidentes de fugas. Por otra parte, a pesar de todos los avances, los padres primerizos todavía podrían necesitar recurrir a literatura o consejos al respecto. Esto es natural y los sentimientos de ansiedad son bastante razonables.

Los pañales de hoy en día

Atrás quedaron los terribles días de los pañales arrugados y sostenidos con peligrosos alfileres. En estos tiempos, solo tienes que aguantar a tu bebé para colocárselo mientras se agita. Los de tela también se han vuelto increíblemente fáciles de usar. Muchas marcas del mercado se denominan ahora “todo en uno” (AIO por sus siglas en inglés).  Y también son más o menos similares a la versión desechable, en el sentido de que se pueden sujetar con correas de velcro.

Los pañales desechables también están disponibles en todas partes. De hecho, hay una gran abundancia de marcas entre las cuales puedes elegir, que ofrecen una amplia variedad de características y precios.

La Guía de “Cómo hacerlo”

Independientemente del tipo de pañal que elijas (de tela o desechable), la información básica para cambiarlos es prácticamente la misma.

1) Reúne los suministros

Reúne todos los artículos requeridos en un solo lugar antes de colocar al bebé sobre la mesa. De esta manera, reduces los riesgos de seguridad que generalmente resultan de la necesidad de dejar al bebé desatendido para agarrar los objetos que has olvidado preparar. Abre el paquete de pañales con anticipación y coloca todo a la mano.  Asegúrate de que las cosas que utilizarás estén listas para usar y a tu alcance.

2) Coloca al bebé en una posición segura

La mayoría de los padres designan un área específica para vestir a sus bebés. Esto puede ser tan simple como un protector colocado encima de una mesa o tan elaborado como un “cambiador de pañales” que viene completo con los estantes y gabinetes necesarios para acomodar todos los suministros requeridos.

Si estás usando una mesa, asegúrate de usar una correa para sujetar al bebé y evitarle el riesgo de peligrosas caídas. Por ninguna razón y en ningún momento debes dejar a tu pequeño desatendido sobre la mesa. Después de asegurar al niño en el cambiador, suelta el pañal viejo. Sin embargo, no lo saques de abajo todavía. Esto proporciona cierto margen de seguridad para que el aire frío no lo motive a orinarse de nuevo.

3) Limpia la piel del bebé

Sostén los tobillos del bebé y levántale lentamente el trasero hacia arriba. Empieza a limpiar la parte inferior usando las toallitas húmedas que has preparado de antemano. En caso de que el área esté profundamente sucia, puedes usar la sección delantera del pañal que estás removiendo para ayudarte con el desastre. Después de higienizar la piel del bebé, saca de debajo de él o ella el pañal sucio y las toallitas y déjalos a un lado.

4) Cambia el pañal

Coloca la pieza limpia debajo del bebé y abrocha las correas. En el caso de los recién nacidos, se recomienda plegar la parte superior del pañal, de manera que haya espacio para el cordón umbilical. No tengas temor de ajustarlo cómodamente. Imagínate el lío que causaría si estuviera demasiado suelto.

5) Limpieza

Después de cambiarle el pañal al niño y ponerle ropa limpia, toma el pañal sucio y cruza sus correas para convertirlo en una bolita; después, colócalo en un cubo de basura destinado solo a este uso. No te olvides de usar un desinfectante de manos o de cualquier otro tipo  antes de cargar a tu bebé.

Estos fueron solo algunos de los aspectos fundamentales que necesitas aprender con referencia a preocupaciones del tipo “cómo cambiar el pañal de mi primer bebé”. Siéntete libre de investigar más si te apetece. Solo recuerda confiar en tus instintos cada vez que cuidas a tu hijo, porque no todas las pautas sobre la crianza funcionan bien en cada situación.

 

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web