Andrea Milano y su catálogo 2018 – Ropa adecuada para niños

Cada fase durante la niñez tiene sus propias particularidades, por ende, las necesidades también varían y la vestimenta no escapa de esa realidad. Por lo tanto, Andrea Milano y su catálogo 2018, te ofrece un breve relato sobre las consideraciones a tener en cuenta para optar por la ropa adecuada para los infantes.

Andrea Milano y su catálogo 2018  Lo apropiado durante los primeros años de vida

Andrea Milano y su catálogo 2018Los bebés son muy susceptibles a las huellas que deja el frío; por lo tanto, es imperativo para que puedan disfrutar de buena salud que se preste una adecuada consideración al uso de la ropa apropiada para cubrir sus cuerpos. Desafortunadamente, en la sociedad prevalece la opinión de que el niño a esta tierna edad tiene por naturaleza un gran poder para generar calor y resistir al frío; y  este error popular ha traído como consecuencia resultados fatales.

Esta opinión se ha visto muy reforzada por la manera insidiosa en que el frío actúa sobre el organismo, cuyos efectos perjudiciales no siempre se manifiestan durante o inmediatamente después de haberse expuesto al mismo. De este modo, con demasiada frecuencia, el resultado fatal se atribuye a una fuente errónea o el niño se ve afectado negativamente bajo la acción de una causa desconocida.

El poder de generar energía en los animales de sangre caliente es mínimo al nacer y aumenta progresivamente hasta la edad adulta; los animales jóvenes, en lugar de ser más calientes que los adultos, son generalmente uno o dos grados más fríos, y se deshacen del calor corporal más fácilmente; hechos que en general no son demasiado conocidos.

Ellos demuestran lo absurda que es la insensatez de ese sistema de “endurecimiento” de la constitución corporal (al que ya se ha hecho referencia anteriormente), que induce a los padres a sumergir al tierno y delicado niño en un baño helado en todas las estaciones del año. Y que asimismo, lo expone libremente al frío o a las corrientes cortantes de un viento de levante, con la ropa más ligera.

Los principios que deben guiar a un padre al elegir la vestimenta de su bebé son los siguientes:

El material y la cantidad de ropa deben ser tales que proporcionen o conserven una adecuada cantidad de calor en el cuerpo, regulado por tanto de acuerdo a la estación del año y la delicadeza o fortaleza de la constitución del niño.

Sin embargo, al hacer esto, el padre debe evitar la práctica demasiado común de envolver al niño en innumerables capas de ropa de abrigo, y mantenerlo constantemente confinado en habitaciones muy calientes y cerradas. De ese modo se llega al extremo opuesto a aquello a lo que se acaba de aludir: porque nada tiende tanto a debilitar la constitución, a inducir enfermedades y a hacer que la piel sea altamente susceptible al impacto del frío. En consecuencia se favorecen esos mismos males contra los que protegerse era la intención principal.

Los abrigos o capas de vestimenta han de estar dispuestos, de tal manera que no limiten el libre movimiento de todas las partes del cuerpo del niño; y tan sueltas y fáciles de poner y quitar que permitan que el inconsciente proceso de la transpiración tenga una salida libre, en lugar de que el sudor sea confinado, absorbido por la ropa y mantenido en contacto con la piel, hasta dar lugar a una irritación.

En lo que respecta a la calidad, los textiles deben ser tales que no irriten la delicada piel del niño. En la infancia, por lo tanto, la tela de franela es demasiado áspera, pero en cambio su uso es deseable a medida que el pequeño crece, ya que proporciona un suave estímulo a la piel y resguarda su salud.

En su confección  cada prenda debe ser tan simple como para permitir que se coloque rápidamente, ya que vestirlo y desvestirlo es molesto y desagradable para el bebé, haciendo que llore y provocándole tanta irritación mental como le sea posible sentir. Se debe prescindir totalmente de los alfileres, ya que su uso es peligroso, en especial si se combina con el descuido de las enfermeras, e incluso debido a los movimientos ordinarios del propio bebé.

La ropa debe cambiarse diariamente. Es particularmente propicio para la buena salud que se realice una muda completa de vestuario todos los días. Si esto no se hace, en gran medida, el lavado fracasará en su objetivo, especialmente en aquel de asegurar la ausencia de enfermedades de la piel.

Andrea Milano colección 2018 – ¿Qué conviene usar durante la etapa escolar?

La ropa del niño debe poseer las mismas propiedades que las descritas para los bebés. Tiene que ser capaz de proporcionar la calidez debida. Asimismo, necesita ser confeccionada con materiales que no irriten la piel y, por lo tanto, no provoquen una constricción antinatural.

En referencia a la calidez debida, puede ser conveniente que de nuevo se repita, que muy poca ropa es capaz de producir los ataques más repentinos de una enfermedad activa; y que los niños que están expuestos con ropa delgada en un clima tan variable como el nuestro son las víctimas frecuentes de resfriados, y otras afecciones peligrosas de las vías respiratorias y los pulmones.

Por otra parte, no hay que olvidar que la ropa demasiado abrigada es una fuente de enfermedades, a veces incluso de las mismas dolencias que se originan por la exposición a las bajas temperaturas, y a menudo hace que el organismo sea más susceptible al impacto del frío, especialmente del aire helado que entra en los pulmones.

Regula la cantidad de ropa, entonces, de acuerdo con la estación; reanuda el uso de los vestidos de invierno pronto y ponlos de lado cuando pase el tiempo gélido; porque es en primavera y otoño que las vicisitudes de nuestro clima son más grandes, y resultan más comunes las quejas producidas por la congestión y las afecciones respiratorias.

En cuanto al material (como se hizo la observación antes), la piel tolera, a esta edad, el tejido de franela; y ahora no solo es apropiado, sino que resulta necesario. Puede ser utilizado con ventaja durante la noche y sustituir al algodón durante el verano, reanudando el uso de este género a principios del otoño.

Si a causa de tener una constitución delicada, la franela resulta demasiado irritante para la piel, las medias finas de vellón serán en general más fáciles de soportar y conducirán en gran medida a la preservación de la salud.

Es muy importante que la ropa del niño esté hecha de tal manera que no ponga ninguna restricción en los movimientos del cuerpo y en especial de las extremidades, ni le haga una presión perjudicial en la cintura o en el pecho. Todos sus músculos deben tener plena libertad para actuar, ya que el libre ejercicio favorece tanto su crecimiento como la actividad de los mismos, asegurando así la regularidad y eficacia de las diversas funciones a las cuales dicha musculatura está sometida.

Las mismas observaciones se aplican con igual fuerza a la vestimenta de la niña; ya que, felizmente durante la infancia, por lo menos, no se hace ninguna distinción en lo que respecta a este asunto entre los sexos.

No es así, sin embargo, cuando la niña está a punto de salir de este período de la vida. Entonces se adopta un sistema de vestuario que tiene los efectos más perniciosos sobre su salud y el desarrollo de su cuerpo. El empleo de prendas apretadas, que impiden la libre y plena acción de los órganos respiratorios, es solo una de las muchas restricciones y prácticas nocivas que las mujeres en los últimos años están condenadas a sufrir tan severamente.

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web