Andrea Milano online para mi primer bebé

Tener un bebé por primera vez evoca muchas emociones. Te sientes feliz y tienes miedo al mismo tiempo porque todavía no sabes qué hacer. Te sientes excitado pero también te sientes ansioso porque estás ahondando en lo desconocido. Estas son solo algunas de las emociones que una madre puede sentir cuando tiene sus “primeros momentos con su pequeño” Andrea Milano online.

Andrea Milano online

Andrea Milano onlineSiendo este tu primer hijo, no debes confiar todo a tus instintos maternales.  También debes hacer algunas investigaciones y estudios sobre lo esencial en el cuidado de un bebé. Después de todo, él dependerá de ti tanto para su comodidad como para su supervivencia. Por ello, Andrea Milano online pone a disposición información oportuna para ayudarte.

Las preocupaciones más básicas en las que las madres deben concentrarse especialmente en las primeras semanas de vida de su bebé son la alimentación y el sueño.

Cómo alimentar a su bebé

Tener una alimentación adecuada es esencial para su desarrollo adecuado, por lo que necesita ser alimentado con la cantidad exacta de leche en el momento indicado.

Le puedes dar  leche de fórmula lista para comer. Es seguro y saludable. Sin embargo, no debes mezclar esto con agua porque podría no obtener suficientes calorías. Por otro lado, la fórmula concentrada debe mezclarse con agua en una proporción de 1 es a 1.

Por lo general, después de un par de semanas, tu bebé podrá consumir más o menos un cuarto de fórmula cada día. También debes comprobar si presenta síntomas como vómitos frecuentes, diarrea, estreñimiento o erupciones cutáneas, ya que esto puede significar que la fórmula no es adecuada para él o ella y puede ser necesario cambiarla. Esta es también la razón por la que todavía es altamente sugerido que amamantes al pequeño si es posible, dado que es mejor que cualquier leche o fórmula en el mercado.

El tiempo apropiado de su alimentación típicamente tiene un intervalo de 2 a 3 horas. Una señal común que debes tener en cuenta es el llanto que no puede ser silenciado a través de las canciones de cuna.

También puedes comprobar si  tiene o no una alimentación adecuada. Un bebé bien alimentado usualmente tendrá un pañal mojado durante el intervalo de 2 a 3 horas y el color de la orina debe ser claro.  Las heces son blandas y de color amarillo. Los bebés amamantados generalmente defecan seis veces al día, mientras que los otros lo hacen unas tres.

Dormir

Los bebés duermen normalmente durante un período de 10 a 23 horas al día. Cualquier cantidad menor de la mínima puede ser perjudicial para su desarrollo. He aquí algunos consejos sobre cómo puede ayudar a su hijo a lograr la duración normal del sueño que necesita:

Asegúrate de que tu bebé haya completado sus rituales antes de ponerlo a dormir. Esto incluye alimentación, eructos y cambio de pañales.

Envuélvalo de manera segura para evitar que haga movimientos excesivos que puedan perturbar su sueño. Esto también le proporcionará calor.

Colócalo en posición supina. Los estudios demuestran que dejarlo que duerma boca arriba es la posición más segura para él o ella y disminuye la ocurrencia de muerte súbita infantil.

Dar de comer y dormir son solo dos de los elementos esenciales de un bebé. Básicamente, estas son sus principales responsabilidades durante las primeras dos semanas.

Catálogo Andrea Milano online:  Aprendiendo lo Básico

La llegada de un bebé recién nacido no está exactamente llena de diversión y emoción. Los padres primerizos, especialmente, tienen propensión a experimentar emociones encontradas sobre todo el asunto. Esta es probablemente la razón por la que la mayoría de la gente recurre a padres experimentados, como amigos o parientes, para obtener algunos consejos muy necesarios sobre la crianza de sus hijos. Aquellos que no tienen esa suerte de tener grupos de apoyo, normalmente buscan en Internet o en libros, en un esfuerzo desesperado por conseguir literatura sobre el primer bebé.

Casi inmediatamente, los padres se encuentran enredados en un aprieto cuando el pequeño comienza a llorar. En realidad, no necesitas preocuparte demasiado cuando esto sucede. Ten en cuenta que un bebé básicamente tiene un ataque de llanto cada vez que está hambriento, con el trasero mojado, incómodo o con dolor. Solo hay que atender sus necesidades para que se calme.

Tener una lista de control a mano también puede ayudarte mucho y así eliminar los riesgos de experimentar un ataque de pánico. Trata de revisar la lista cada vez que tu bebé llore para determinar la causa de su angustia. Una vez que se haya identificado y resuelto el problema principal, pronto observarás que tu pequeño regrese a su estado pacífico. También es una excelente idea aprovechar esta oportunidad para ayudarle a dormir. De esta manera, puedes aprovechar el tiempo libre para hacer algunas cosas por ti mismo.

Establecimiento de rutinas

Por mucho que quieras abrazar a tu bebé todo el tiempo, simplemente no puedes y no debes. Recuerda que tú también necesitas cuidarte a sí mismo, así como realizar ciertas tareas domésticas. Imagínate cómo podrás ocuparte de otros asuntos importantes si siempre llevas a tu bebé contigo. La gestión del tiempo es, en efecto, una habilidad valiosa que los padres deben adquirir y desarrollar.

Es probable que tu pequeño se acostumbre a una rutina en particular. Así que comienza a establecer un horario para dormir y tomar siestas durante el día. De esta manera, puedes hacer una tarea o dos mientras que tu pequeño ángel duerme.

Procura que el lugar donde se acueste tu bebé sea seguro, cómodo y bien ventilado. La ropa y las mantas apropiadas también son importantes, ya que estos factores pueden afectar la calidad del sueño del bebé.

Uso de sonidos

La verdad es que los bebés pueden quedarse dormidos en casi cualquier lugar. Incluso pueden dormitar en los lugares más ruidosos sin problemas. Por supuesto, esto requiere de la práctica y la costumbre. Es por eso que los padres que exponen a sus pequeños al sonido de una aspiradora u otros electrodomésticos que producen ruido, no tienen problemas para realizar las tareas domésticas mientras el bebé duerme. Ciertamente se han adaptado bien al ruido.

También se ha comprobado que varios sonidos ayudan a los padres a acomodar a sus pequeños. Además de recrear el sonido de “shushing”, que recuerda su tiempo en el vientre materno, tocar música relajante también es una excelente manera de adormecer a un bebé. Haz un esfuerzo por convertir esta práctica en un hábito para que tu hijo asocie pronto una melodía particular con la hora de dormir.

Si sigues siendo paciente e ingeniosa, te encontrarás con un sinfín de consejos para la crianza de Andrea Milano y sus tiendas. Así que haga todo lo que pueda para deshacerse de -o al menos reducir- la ansiedad que conlleva ser padre primerizo.

 

 

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web