Andrea Milano colección 2018 Cómo animar a los niños a expresar sus sentimientos

Andrea Milano colección 2018

Andrea Milano colección 2018Les invita a animar a los niños a expresar sus sentimientos. Esto se debe comenzar a hacer a una edad temprana, generalmente cuando el niño comienza a caminar. Hay varias razones por las que esto es importante.

Los niños deben sentirse cómodos expresando abiertamente sus sentimientos. Recibir esta capacidad le confiere al niño una cierta libertad. Si un pequeño no se siente cómodo hablando de sus emociones, es menos probable que desee compartir cuando se le ocurre una idea o tiene un momento creativo. Animar a un niño a expresar lo que siente también lo alienta a compartir pensamientos, sueños y metas a medida que crecen.

Expresar los propios sentimientos es también una parte importante del proceso creativo. Fomentar la creatividad puede ser difícil con algunos niños. Al animarlos a hablar abiertamente de sus sentimientos, ellos pueden acceder más activamente a esos sentimientos y pensamientos, y transformarlos en un poder que los convierta en genios de la invención.

Otra ventaja de esto es que desarrollarán un enorme sentido de la autoconfianza. A medida que reconozcan y expresen sus sentimientos, se sentirán muy seguros de sus habilidades y de su lugar en el mundo. Este es un rasgo característico de cada niño talentoso y exitoso.

Hay muchas maneras en las que puedes enseñar a tu hijo a expresar sus sentimientos. Los métodos que utilices deben ser apropiados para la edad del niño. Además, es importante que continúes animándolo  a manifestar lo que siente a medida que crezca. Estas son algunas de las formas, que sugiere Andrea Milano online, en las que puedes instruirlo sobre cómo comunicar sus emociones.

Indicar o inducir

Lo más importante que puedes hacer es preguntarles cómo se sienten acerca de las diferentes situaciones que surgen diariamente. Pregúntales qué pasa por sus mentes y ayúdales a ponerlo en palabras. Inquiere cuál es su opinión sobre decisiones pequeñas, como por ejemplo, lo que hay para comer. Indaga por qué tienen esa posición y anímalos a compartir sus sentimientos e ideas contigo. La conversación pura es la mejor manera de fomentar la apertura.

Enseñar a los niños pequeños

Los niños pequeños apenas comienzan a aprender cómo expresarse. A esa edad poseen sentimientos acerca de todo, pero son incapaces de expresarlos. Tu trabajo consiste en enseñarles las palabras que describen todas las emociones que experimentan.

Lo que hay que hacer… y lo que no se debe hacer

Muchos padres hacen esto preguntando al niño si se siente de cierta manera. Si otro niño agarra su juguete, el padre puede preguntarle: “¿Estás enfadado?” Esta no es la mejor manera de explorar los sentimientos. Es posible que su hijo no esté enojado en absoluto, sino más bien triste. Sin embargo, debido a que no conoce el nombre de esa emoción, ser inducido de este modo puede hacer que malinterprete qué pasiones se expresan con cual palabra.

En lugar de eso, proporciona a tu hijo los nombres de los sentimientos en un ambiente neutral. En un momento de juego, dile al pequeño que te sientes feliz. Cuando sea la hora de dormir, comunícale  que tienes sueño. Al expresar tu propio sentir en situaciones cotidianas, el niño comenzará a entender qué palabras están asociadas a cada emoción.

También es conveniente que ayudes a tus hijos a aprender las maneras correctas e incorrectas de expresar sus emociones. Si se enojan y golpean a alguien, háblales de las formas en las que podrían haber lidiado con la emoción que sentía sin lastimar a nadie. Darles a los niños guía y opciones en el momento y después del hecho les ayudará a aprender cómo expresar sus sentimientos de manera productiva y pacífica.

También debes elogiar a tus hijos por expresar sus sentimientos. No te limites a reaccionar ante su proceso, sino hazles saber que es bueno que manifiesten sus emociones de cualquier manera con la que se sientan cómodos. Aunque los expresen de forma negativa, elógialos por hacerles saber a las personas cómo se sienten, explicándoles al mismo tiempo que otro método habría sido mejor. Esto animará a los niños a continuar comunicando su sentir diariamente.

Instruir con imágenes

Otra manera en la que puedes enseñarle a tu hijo acerca de los sentimientos es a través de dibujos. Corta una tira de cartulina y dibuja una cara para cada sensación. Comienza con lo básico: feliz, triste, enojado y soñoliento. A medida que el niño aprende y crece, puedes añadir caras a la tira: frustrado, confundido, interesado y creativo, serían algunos ejemplos. Escribe el nombre de la emoción debajo de la cara, aun cuando el pequeño todavía no sepa leer. Puedes continuar usando esta herramienta a medida que crece, hasta que entienda completamente el alcance de sus impresiones.

Ubica una copia de esta tira en cada habitación en la que tu hijo pasa el tiempo. Cuando algo suceda, a lo largo del día, pídele que señale la cara que muestra cómo se siente. Si señala a la cara feliz, por ejemplo, apúntale tú también y dile: “Eso significa estar feliz. ¿Te sientes contento?” De esta manera, le estás dando a la oportunidad al pequeño de expresarse y aprender los nombres de sus sentimientos sin que se lo pregunten.

Aprendiendo a través de historias

También puedes enseñarle a tu hijo acerca de los sentimientos como parte del juego y el aprendizaje diarios. Léele historias acerca de las emociones o haz tu propio libro de ilustraciones. “El perro lame la cara de Sally. Sally está feliz.” O “Jack se llevó el juguete. Sam está triste.” Este tipo de historias ayudarán al niño a comenzar a asociar las palabras con lo que siente y a entender qué son las emociones.

Haga un libro de emociones

Esta herramienta de enseñanza combina el trabajo artístico manual y la narración de cuentos. Es apropiado para niños pequeños que ya son capaces de mantener una conversación decente. Engrape algunas páginas juntas para hacer un libro. Dibuje un rostro que muestre una emoción, como una cara sonriente, por ejemplo, y escribe “feliz” bajo la imagen. Luego, pídele a tu hijo que llene el libro con cosas que lo hagan feliz. Puedes hacer un libro para cada emoción.

El Juego de memoria  con caritas (emoticones)

Crear juegos para aprender acerca de los sentimientos también es fácil de hacer. Puedes comprar este tipo de producto en varias tiendas en línea que venden herramientas para la enseñanza. Sin embargo, construir tu propio juego puede ser muy divertido para ti y entretenido e interesante para tu hijo. Un juego de memoria es una manera perfecta de que el niño desarrolle habilidades de retención mientras aprende sobre sus emociones. Una foto puede ser emparejada con un emoticón para formar la pareja y quien tenga el mayor número de pares gana. Por ejemplo, un juguete nuevo brillante podría constituir un par con una cara sonriente.

Andrea Milano colección 2018: Animar a los niños pequeños

A medida que los pequeños salen de la primera etapa de la infancia, puede parecer que se hacen un poco más distantes. Los niños de esta edad aprenden más acerca de sí mismos y del mundo que les rodea. Ellos son capaces de comunicarse efectivamente, la mayor parte del tiempo, para decirte cuáles son sus deseos y necesidades. Al mismo tiempo están demasiado ocupados jugando y aprendiendo como para pasar mucho tiempo sentados hablando contigo.

Es oportuno que le hagas saber a tu hijo que siempre puede acudir a ti cuando te necesite. Aun cuando solo amerite hablar con alguien sobre sus sentimientos, debe sentirse cómodo buscándote. En este punto debe ser capaz de expresar sus sentires apropiadamente cuando se le pida que lo haga. Sin embargo, ahora la clave es lograr que exprese sus emociones sin incitarlo.

Además, tus hijos a esta edad deberían comenzar a expresar sus sentimientos a los demás. Deben sentirse cómodos diciéndole a un amigo o hermano que están enojados. Necesitan ser capaces de expresar que están tristes o molestos sin llorar por cada cosa pequeña que les suceda. Sin embargo, trata el llanto con respeto, ya que es una manifestación importante que no puede ser desalentada.

La mejor manera de hacer que tu hijo exprese sus sentimientos abiertamente sin incitarlo es escuchándolo siempre. Si realmente le escuchas e intentas conversar con él, descubrirás rápidamente lo expresivo que puede llegar a ser. Mientras, puede ser tedioso tratar de tener una conversación con un niño de cuatro años de edad, los beneficios que tú y el niño cosechen de la experiencia bien valdrán la pena el esfuerzo.

Niños de escuela primaria

A esta edad tu hijo es perfectamente capaz de expresar sus sentimientos. Ha llegado el tiempo de animarle a que lo haga de maneras diferentes. En lugar de simplemente expresar sus emociones en el momento, debe aprender a analizarlas y a utilizar las experiencias para mejorarse a sí mismo.

Es útil que los niños y niñas de esta edad comiencen a llevar un diario. Ellos pueden registrar sus sentimientos y experiencias vividas cada día, y luego volver a leerlas más tarde. Esto les ayudará a ver sus emociones objetivamente y también a empezar a darse cuenta de los patrones de su comportamiento. También se les debe animar a través de este proceso a analizar lo que sienten los demás.

El diario es solo el primer paso para ayudar a tu hijo a expresar sus sentimientos en un formato tangible. Debes animarle a escribir sus emociones en forma de poesía o cuentos. Esto a menudo será el resultado natural obtenido a partir del hecho de mantener un registro continuo.

También puedes animar a tus hijos a usar el arte para expresar sus sentimientos. Pueden dibujar garabatos o pintar una obra maestra, esto depende totalmente de ellos. Dándoles la opción de manifestar sus emociones de esta forma, es todo lo que realmente necesitas hacer. Explícales que esta es una manera de manifestar los sentires que puede ayudar a dejarlos escapar. Asegúrate de que tengan todos los materiales que puedan necesitar para pintar o dibujar (lápices, colores, acuarelas o tizas). Consígueles cualquier material de arte que pidan, y deja que su imaginación y sentimientos se desaten.

La franquicia Andrea Milano nos indica

A través de las manifestaciones creativas que los sentimientos se expresan mejor. Es también por medio de esta vía que tus hijos comenzarán a mostrar lo talentosos que son. Incluso si no están destinados a ser autores o artistas famosos, esto es solo el comienzo. Los desahogos creativos están por todas partes, y las emociones pueden ser aprovechadas y usadas para perseguir cualquier talento, mundano o creativo. Cuanto más alientes este tipo de brotes y expresiones de los sentimientos de tus niños, más cómodos se sentirán consigo mismo y con los demás. También crecerán para ser más extrovertidos y con más confianza en sí mismos, que es una característica clave de cualquier niño con aptitudes extraordinarias.

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web